22 abr. 2013

Érase una vez una princesa....

 
¿Os han contado alguna vez un cuento que os haya llegado al alma como la caricia de un ángel...?
 
Aquí tenéis uno de los más bonitos que me han regalado inspirado en mi fotografía....

 



 
"Érase una vez una princesa que ¡dudaba mucho!.

Tanto dudaba, que se dedicaba a preguntarle a las margaritas por las respuestas que no hallaba.... pero las margaritas no respondían, no hablaban...

Aún así, ella se acomodaba en el campo y dejaba un reguero de pétalos de preguntas sin respuesta...

Las margaritas no sabían cómo decirle en su idioma que no les molestaba que las deshojase, pero que las respuestas estaban en las preguntas...así que contrataron a una abeja para que fuese su traductora natural.

La abeja picó la curiosidad de la chica en sus labios, para que así, en vez de deshojar margaritas, cada vez que tuviese una duda, ésta se convirtiese en una pregunta y la pregunta en una respuesta en la que la chica hallase SU RESPUESTA..."


                                                                Autora: Zaida Fernández



Da qué pensar Zaida...Es muy bonito, muy tierno, muy bueno y a todos nos asaltan esas preguntas alguna vez. Te lo dice la profe de Taller Literario y tu amiga. ¡Gracias...!
 
 

2 comentarios:

  1. Con todo mi cariño; no entiendo "la pregunta en una respuesta en la que la chica hayase SU RESPUESTA..." No encuentro el haya y me pregunto si sabre hallarme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la princesa tenía implícita su respuesta en sus propias preguntas pero quizá le daba miedo saberlo....Es muy subjetivo, por supuesto. Gracias!!!!

      Eliminar