12 feb. 2009

Eira de pedra

Las “eiras” han sido durante siglos lugar de vida y reunión en Galicia. En ellas se trabajaba duro cuando todavía se golpeaban los cereales hasta separar el grano de la paja, también allí se separaban las castañas de sus erizos o se dejaban a secar las legumbres…Algunas aún se utilizan para estos menesteres. Todavía queda algo de aquella Galicia. Muchas eran y son comunes a toda una aldea y estas actividades, que se realizaban de modo comunal, las llenaban de vida y cantares que disfrazaban la lucha por la supervivencia, el trabajo duro del campo que daba sus frutos y había que preparar y guardar con mimo para el resto del año. Las “eiras” eran y son, además, lugar de encuentro entre vecinos y amigos. Lugar de bailes, tertulias, juegos, enamoramientos y de todo tipo de aprendizajes.

Conozco una “eira” de piedra eterna y gris, rodeada de hórreos. Allí han quedado guardados recuerdos de mi niñez y adolescencia. En aquel lugar mágico he compartido momentos inolvidables con mis amigos, he reflexionado sobre muchas cosas viendo puestas de sol maravillosas sobre los campos, he reído, llorado y amado. Está en una preciosa aldea de Galicia (España) llamada Lampai y también en mi corazón.

Os invito a que este blog, esta Eira de piedra virtual sea, al igual que aquella, lugar de encuentro para todos.

3 comentarios:

  1. Me encanta, es que me encanta todo lo que dices. Aparte de los conocimientos que demuestras tener, el cómo cuentas las cosas ¡qué bonito!.
    Hoy solamente he leido un poco de lo que tienes aquí porque ya es muy tarde, pero mañana sigo.

    Un saludo,

    Fany.

    ResponderEliminar
  2. Prometo que un día iré a Lampai, y me sentaré en esa "EIRA DE PEDRA" a ver pasar los días, a mojar mi corazón con sentimientos de alegría y gozo; pasaré largas horas dejándome mecer por la suave brisa de tus palabras y por la hermosura de tus fotografías querida Soni. Y solo entonces comprenderé "algo" de tu sentimiento, para que de esta manera yo también sea una parte de ese hermoso lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lampai es un lugar físico y, sobre todo para mí, un lugar vivido. Lo que siento por esa pequeña aldea es mucho más que admiración por la belleza de sus campos, de la iglesia del Mosteiro, de la maravillosa carballeira donde vivía mi bisabuelo, o de un paseo por sus corredoiras más profundas, más aún que la antigua belleza de una eira de pedra y su gran hórreo que languidece hoy en manos de quien no se preocupa por limpiarlos y conservarlos, y de las casas nuevas que han venido a romper el encanto de la aldeíta, incluso del futuro parque eólico que, si nadie lo detiene, abrazará su paisaje para convertirlo en una víctima más de la avaricia de unos pocos...Todo eso podrás verlo si visitas Lampai-Silva y el resto de aldeas que conforman la parroquia de Santa María de Lampai, lo bueno y lo malo...Mas, como te decía, allí están parte de mis antepasados maternos, de mi familia actual, mi primer amor, amigos y miles de recuerdos felices de días que ya no volverán. Y eso no me lo puede quitar nadie. Ojalá pudiera ser yo tu guía y lo entenderías por completo pero, de cualquier modo, cuando vayas, allí estaré de una u otra forma. Gracias...

      Eliminar