18 feb. 2013

Un paseo invernal...

 
Todos los que me conocéis sabéis que adoro el mar que me vio nacer y también el campo y la montaña. Este sábado el sol pudo con las nubes y nos regaló una preciosa tarde para pasear por aldeas  y  "corredoiras". No podía desperdiciarlo y me adentré por los caminos llenos de barro que las lluvias y nieves dejaron como huella. Mis botas sufrieron las consecuencias aunque nada que no se pudiera solucionar con una buena limpieza y mi mente, mi alma, mi ser...también. Me llené en positivo de aire puro, disfruté caminos solitarios en la belleza del invierno,  pude tomar unas bonitas fotografías y sentir que estoy viva. 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

2 comentarios:

  1. El invierno es menos duro al pasear contigo de esto modo virtual; recorrer nuestras corredoiras es algo que tendríamos que hacer mucho más amenudo por que hay que recordar siempre......QUE LO IMPORTANTE ES EL CAMINO. Muchas gracias Soni,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí querido Jose por acompañarme siempre en el paseo y en el camino. Gracias de corazón.

      Eliminar