15 oct. 2012

Dos estaciones en el valle del Navia

 
 

El invierno y el otoño nos dejan estas estampas del mismo lugar...cada una de ellas con su particular encanto.
 
Considero este paisaje un tesoro sin precio. Uno de esos lugares de mi Galicia profunda para liberar los sentidos...y los sentimientos.
 
Un abrazo a tod@s.
 
 

4 comentarios:

  1. Indudablemente para esto del paisaje, de los colores, de los olores....uno se queda con el otoño. Al igual que sucede con los seres humanos, el otoño es tiempo de reflexión, de saber estar, de paciencia y sabiduría. El otoño aprendió de la primavera, del verano y le contará al invierno lo hermosa que es la vida y la pena que vale vivirla poco a poco, sin prisa...como un buen vino....sorbo a sorbo.
    Una vez más...FELICIDADES Soni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sabias tus palabras Jose y qué bonitas! Es cierto que el otoño hace que tanto la naturaleza como las personas nos recojamos en nosotros mismos preparando el letargo invernal y cogiendo fuerzas para el renacimiento que habrá de venir. Siempre hay un momento para cada cosa.
      Me he traído, como me pasa siempre que visito la zona de Cebreiro, Caurel o Ancares, pero más dos los primeros, mucha paz e imágenes preciosas en la cámara y en mi interior que iré compartiendo para que gente con la sensibilidad que tú y yo tenemos las disfrutéis conmigo. Gracias Jose, un biquiño.

      Eliminar
  2. Hola Sonia

    Empecé a seguir tu blog no hace mucho y de rebote, pero me tiene completamente fascinado y enganchado. No hay día que no me deje caer por él.

    Por favor no dejes de actualizarlo nunca.

    Gracias.

    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a tí amigo Artabroan, hoy mismo verás cosas nuevas. Es muy placentero leer mensajes como el tuyo y motiva para continuar, así que espero no defraudar nunca a quien como tú sigue el blog con fidelidad.
      Un abrazo y mándame un mensajito de vez en cuando, ¿ok?
      Soni

      Eliminar